A+ A A-
A+ A A-

Virando Latas

Escrito por:

Les damos la bienvenida a nuestra nueva columna educativa «Virando latas». En este espacio les hablaremos semanalmente de temas relacionados con nuestros más entrañables amigos.

 

Ellos viran latas para poder sobrevivir en nuestras calles, nosotros los viramos a ellos para que puedan sobrevivir en nuestra sociedad, adaptándolos a nuestras necesidades, y eso es a lo que nos dedicamos básicamente en MolinaK9.

 

En esta primera columna vamos a aclarar varios términos básicos y esenciales para deseducar a nuestros ejemplares y educarlos según nuestras reglas.

 

Cuando hablamos de educar nos referimos a desarrollar o perfeccionar la conducta y el instinto de un ejemplar para lograr una convivencia sana y grata con los humanos; por tanto, educar es enseñar las reglas sociales y de convivencia humanas que nuestro ejemplar debe respetar. Parte de la educación canina es, por ejemplo, hacer sus necesidades en un lugar determinado, caminar a la par, esperar pacientemente, no ladrar descontroladamente, no destruir objetos materiales, etc. Maleducar es lo que solemos hacer inconscientemente si no tenemos la experiencia ni la supervisión adecuada y dejamos que el ejemplar nos manipule a nosotros, dando origen a un sinfín de problemas en el futuro. Maleducar en sí no es el problema, el problema son las consecuencias que este acto acarrea y que el más afectado es siempre el más inocente, la mascota.

 

Por el contrario, adiestrar es el correcto aprendizaje de ciertas habilidades mediante el desarrollo de destrezas meramente físicas para que la mascota realice una actividad determinada aprovechando sus habilidades innatas; por tanto, adiestrar es realizar una actividad de utilidad que las mascotas aprenden para beneficio humano o una actividad deportiva. Parte del adiestramiento canino son perros de protección, perros de detención, perros lazarillo, deportes (agility, mondioring…), etc. Es mucho más fácil adiestrar a una mascota que tener que desadiestrarla en el futuro, por tanto, mucho cuidado y, hacemos hincapié nuevamente, ¡busque ayuda especializada o a la larga puede que lo lamente!

 

Entrenar es mejorar el estado físico y mental de un ejemplar con el objetivo de perfeccionar sus habilidades para realizar una tarea específica mediante la repetición mecánica de un acto; por tanto, el entrenamiento canino es preparar física y mentalmente al ejemplar para mejorar la capacidad de respuesta correcta a los comandos humanos. Es una actividad que requiere de constancia y disciplina, entrenar conlleva tiempo, energía, paciencia, esfuerzo…  Pero desentrenar es cuestión de segundos, por tanto, todo nuestro trabajo puede desaparecer rápidamente si no nos dedicamos plenamente al compromiso adquirido.

 

Estas tres actividades son complementarias entre sí y se realizan de la misma manera, con mucha paciencia y mucho cariño.

 

Antes de embarcarse en esta aventura, recuerde: una mascota es un ser vivo y educarlo, adiestrarlo y entrenarlo es una gran responsabilidad y debemos hacerlo sabiendo qué hacemos, cómo lo hacemos y por qué lo hacemos. En caso de duda o simplemente si necesita algún consejo, no dude en contactar con un profesional que le brinde el apoyo necesario y no se crea todo lo que encuentre en Internet, pregunte.