A+ A A-
A+ A A-

Virando latas

Escrito por: Ramón Molina

Frecuentemente vemos en los diferentes medios de comunicación que un perro ha mordido a una persona o a otro animal, y casualmente, la mayoría de las veces que se nombra la raza, el ejemplar pertenece a lo que se conoce como “perros potencialmente peligrosos”. La pregunta es, ¿son estas realmente las únicas razas “problemáticas”? ¿O es una mala publicidad que les dan los diferentes medios de comunicación? La respuesta es muy sencilla, solo en casos excepcionales podemos culpar al ejemplar, ya que este comportamiento está causado por negligencia del dueño, ya sea que lo haya entrenado para pelear, que no sepa manejarlo o que el ejemplar tenga alguna condición neuro cerebral y que no se haya tratado adecuadamente.

En sí, cualquier ejemplar que no esté bien socializado, que se haya entrenado para pelear, que no reciba los cuidados necesarios o que tenga algún problema neuro cerebral puede atacar a una persona o a otro animal; la diferencia es que el daño que causa, por ejemplo, un chihuahua no es el mismo al que puede causar un “perro potencialmente peligroso”.

Estas razas se crearon a base de cruces para conseguir ejemplares para pelear, defensa, ataque, seguridad y vigilancia; por tanto, son agresivos en el ataque y la defensa y tienen una gran resistencia al dolor. Las características de estos ejemplares son que tienen un carácter fuerte y no tienen miedo a nada, perlo corto, de estructura fuerte (tórax 60 – 80 cm y cruz 40 – 70 cm), más de 20 kg, cabeza robusta, cuello ancho, cuerpo musculado y mordida potente. Algunas de las razas que cumplen con esta descripción son pit bull, rottweiler, fila brasileño, tosa inu, akita inu, dóberman, dogo, mastín, presa canario, bull terrier o amstaff.

La mayoría de la gente que se haya familiarizado con alguna de estas razas estará de acuerdo en que, efectivamente, son perros muy fuertes, pero con un gran corazón. Con un entrenamiento adecuado, una buena socialización, ejercicio a diario y un dueño que tenga un buen vínculo con su perro, son muy familiares, les gusta ser un miembro más de la familia-manada y se integran perfectamente.

Desde aquí queremos mostrar nuestro apoyo a estas razas y contribuir a cambiar su reputación, por lo que, si este va a ser su primer perro, no es buena idea iniciarse con una de estas razas. Y si ya posee uno y cree que tiene problemas de agresividad, contacte con un experto antes de que sea demasiado tarde.

Es la responsabilidad del propietario socializar, educar y adiestrar a su ejemplar, aparte de cubrir sus necesidades básicas, para evitar posibles problemas de conducta y agresividad, independientemente de la raza. Asimismo, les recordamos que en nuestro país las peleas de perros están penalizadas por la Ley 248-12 de Protección Animal y Tenencia Responsable.

Déjenos saber su opinión o, si tuviera alguna duda, sugerencia o comentario, póngase en contacto con nosotros mediante nuestra página web www.molinak9.com, nuestro correo electrónico info@molinak9.com o síganos en las redes sociales (Facebook, YouTube, Instagram, Twitter).