A+ A A-
A+ A A-

Virando latas

Escrito por: Ramón Molina

Esta semana vamos a hablar sobre un tema que estos días está en boca de muchos, el Festival de Yulín. Posiblemente este nombre no les diga nada, pero seguro que sí que han oído hablar de un festival chino que consiste en consumir carne de perro con lichis, pues bien, eso es el Festival de Yulín. Este año este festival se celebra del 21 al 30 de junio, pero la carne de perro se empieza a comercializar una semana antes, es decir, en este momento ya se están cazando perros y comercializándolos.
Este festival conmemora durante 10 días el solsticio de verano y el cálculo estimado es que se consumen entre 10.000 y 15.000 perros en la ciudad de Yulín.
Aunque es un festival que se celebra oficialmente desde hace solo 9 años, el consumo de carne de perro ha estado vigente en la cultura china durante más de cuatro milenios. La medicina tradicional china tiene la creencia de que la carne de perro ayuda a protegerse del calor del verano. Los más supersticiosos también creen que la carne de perro puede prevenir enfermedades y aumentar el rendimiento sexual de los hombres.
La polémica de este festival para muchos es el consumo de una carne de un animal que en nuestra cultura se considera una mascota, no para consumo humano. Para otros, la polémica está en el trato que reciben estos animales antes de ser sacrificados, hay ejemplares que son golpeados hasta la muerte con barras de metal, pelados vivos o hervidos vivos.
¿Les suena familiar el trato que reciben esos perros? ¿Acaso nuestros gallos no pasan por situaciones similares es nuestro país? ¿O, a pesar de estar prohibido, cuántas peleas de perros se celebran en nuestro país y somos muy pocos los que intervenimos para evitarlo? ¿Por qué no nos centramos en resolver nuestros problemas primero y respetamos las diferencias culturales? Una de nuestras principales comidas es la carne de res, pero en otras culturas la vaca es un animal sagrado y nos respetan, y muchas vacas que llegan a nuestros platos también sufren mucho antes de morir. O los puercos que nos comemos por Navidad…
En el fondo, si cuidáramos de nuestros perros durante todo el año, no solo estos diez días de protesta, este festival no podría celebrarse o habría que celebrarlo de diferente manera. Si la gente adoptara a los mestizos y les diera un hogar donde estuvieran bien cuidados y supervisados correctamente, no habría carne de perro para su consumo. Así mismo, si los turistas dejaran de asistir a este tipo de evento, también disminuiría drásticamente el número de perros sacrificados.
Desde aquí pedimos el respeto a otras culturas y ser consecuentes con nuestros actos.
Déjenos saber su opinión o, si tuviera alguna duda, sugerencia o comentario, póngase en contacto con nosotros mediante nuestra página web www.molinak9.com, nuestro correo electrónico info@molinak9.com o síganos en las redes sociales (Facebook, YouTube, Instagram, Twitter).