A+ A A-
A+ A A-

Villas Agrícolas y Villa Juana, demarcan el universo de piezas y servicios para carros usados

Escrito por:

 

El número de carros nuevos vendidos anualmente está en cifras crecientes, muy por encima de los carros que van al universo de las chatarras para ser “picados” por piezas,  vendidas como repuestos, individuales o a escoger en los “cementerios”.

Pero las piezas usadas o nuevas para carros “viejos” también son importadas por toneladas directamente desde Japón, Europa, Corea, y Estados Unidos.

Ese mundo de piezas y de servicios de reparación está disgregado en todo Santo Domingo. Sin embargo se concentra en una importante faja capitalina, localizada en los barrios Villa Juana y Villas Agrícolas, en el marco de la calle Ravelo y la Av. Máximo Gómez.

Es colorido y curioso ver la multiplicidad de especialidades en piezas y talleres de servicios en los citados conglomerados barriales. “El mundo de la punta de Eje”, de la “Cremallera”, del “radiador” de “los frenos” de las “juntas” las “Bomba de agua”, del “tren delantero”, de las “micas” traseras y delanteras, del “muelle”, del “retrovisor”, etc.

Las marcas vehiculares también se destacan como especialidades, especificándose la “versión americana” en piezas, partes y de carrocerías.

Hemos citado la división entre piezas “originales” y de “reemplazo”, mejor conocida como “carabelitas”, siempre de menor precio.

Otro mundo es el capítulo de las grandes empresas importadoras en voluminosas cantidades de piezas y partes, alguna de las cuales ha creado “fama” por su copiosa publicidad, como Dat-Colt, entre otras.

El capítulo de las gomas está ubicado en la calle Moca, igual que el servicio de las puertas. El de los cristales se acerca a las proximidades de la calle “20”, o Marcos Ruiz.

Así por el estilo, lo que ahora se denomina “closter” o concentración de servicios y especialidades,  tiene sub-zonas “puntuales” en los barrios Villa Juana y Villas Agrícolas.

El “cambio de aceite y filtro” está diseminado por toda la zona en pequeños talleres. Las grandes empresas importadoras de reconocidas marcas de lubricantes tienen sus respectivos centros de servicios.

Un servicio muy especial es el de “desabolladura y pintura”. También se ubica por distintos puntos de las barriadas citadas y tiende a especializarse por las respectivas marcas.

Pero si algún distintivo hace destacar a los talleres, es su filiación a las empresas aseguradoras de vehículos de motor, algo que siempre hacen relucir en sus respectivos rótulos. Es un recurso para hacer saber su cobertura. Se han extendido, en menor medida, como lo hacían los negocios con la aceptación de tal o cual tarjeta de crédito.  La diversidad incluye los servicios de aire acondicionado que también se han expandido por toda la capital.

Lo que no podía dejar de citarse es que hay especialistas en localizar piezas específicas y que conocen los talleres y expertos reparadores, en electricidad o mecánica. En las inmediaciones de la calle 20 y La Moca, un localizador de piezas y servicios, apodado “Bololo”, se la sabe “todas y una más” en ese universo multicolor, tan amplio y diverso del carro usado.