A+ A A-
A+ A A-

Versos perversos a la Cañada del diablo

Escrito por: Wilson Díaz

Cañada de mi desgracia que adornas mi triste barrio
con tu carga de ratones, parásitos y enfermedades
eres santuario de plagas que por las desigualdades
te has convertido en un verdadero diablo.

Cuando llueve… ¡oh my God, que espectáculo son tus aguas!
arrastras desde colchones, estufas, ropas y pailas
henchidos por la hermosura que ante nosotros se fragua
la gente de la emoción canta, llora, ríe y baila.

Tupés a viejos y niños por tu olor tan pestilente
pones a prueba incluso a los pollos con su mosquillo
Oigo gritar a un veterano: ¡carajo, viva Trujillo!
¡Qué cañada tan bonita y aún sin pretendiente!

Los renacuajos con su cantar engalanan nuestras noches
se aparean sapos y ranas en tierno romanticismo
los mosquitos al galope me recuerdan al hipismo
y moscas y cucarachas desfilan en gran derroche.

Odiamos que desaparezcas en nombre del desarrollo
ya eres parte de la familia por el tiempo con nosotros
ya que has visto envejecer nuestros rostros
y ahogado nuestros huevos con sus pollos.

Ya con esta me despido, ¡adiós Cañada del Diablo!
anhelo despertar sin que ahogues nuestros sueños
aunque a veces de tu andar casi me siento tu dueño
aunque sé que sigo vivo… porque siento y porque hablo.