A+ A A-
A+ A A-

PODER DE REGENERACIÓN

Escrito por: Leibi Ng

Dice la Organización Meteorológica Mundial que la temporada ciclónica 2017 de los huracanes se inicia el 1ro de junio y termina el 30 de noviembre… ¡Pero en América empezó hace muuuuchoooo!

El proceso judicial originado en Brasil contra la constructora Odebrecht, ha ido tomando fuerza huracanada hasta arraigar en múltiples países, dejando tras su paso temores, inseguridad y desprestigio, entre otros males. Reembolsos a los estados y confiscaciones de bienes en lo que amaina el huracán de consecuencias impredecibles puesto que todavía se tira del hilo enmarañado.

El caso es que las inclemencias mantienen al pueblo en expectativas, ensañándose con un listado de políticos y dirigentes, incluso ministros, que impulsados por los vientos arremeten cual ariete golpeando a otros tantos en su trayectoria. No es local. Es continental.

Algunos comunicadores han resaltado lo desmoralizante de la situación al comprobarse que delincuentes disfrazados de empresarios serios, a lo chita callando, y dotados de verdes dólares, tejieron de manera inescrupulosa, una red de infinita trama con sobornos y descomposición regada por todo el mundo, de un continente a otro, irradiando siempre desde la constructora más ambiciosa de la historia.

Unidos por el crimen, los países de América del Norte, Centroamérica y Suramérica imitan la temporada ciclónica del Caribe Tropical con los fenómenos de corrupción, no atmosféricos y cae hasta lava en países que de un tiempo a esta parte han quedado unidos por el mal. Y pensar de que los héroes independentistas y próceres, llevaban siglos tratando de hermanarnos en base a las metas comunes. Ahora resulta que siempre hemos estado unidos, pero nadie pensó que ese magma demoníaco de la coima era más potente que todos los valores humanos juntos. Soborno y corrupción política, enriquecimiento ilícito, depredación e injusticia de toda índole… Un verdadero huracán que humilla y ofende la moral de los de abajo.

¿Hasta dónde puede llegar la ambición de poder? ¡Nadie sabe! Porque esta depravación mundial, sólo podrá comprenderse en su totalidad después de muchos años y con una visión de drones alta y rasante, multilateral, que capte todos los recovecos de la infamia.

Todos esos bandidos diseminados por el mundo con la encomienda de corromper, salidos desde las mismas entrañas de la constructora brasileña, aliados a los defraudadores  a quienes se les confió la responsabilidad de ejercer cargos públicos y cuidar la transparencia de las licitaciones, pero vendieron su alma a cambio de tajadas ventajosas del pastel; han creado la infraestructura para la descomunal Odebrechet y su expansión.

Señores, los fenómenos de la naturaleza, a pesar de su poderosa fuerza destructiva, también tienen una función positiva sobre el terreno arrasado.  Esperemos que las bondades de quienes estamos de este lado, capaces de pensar con cabeza propia fuera de los augurios constantes de analistas y opinadores, nos permita la solidaridad propia de los pueblos detrás de los desastres. Que seamos la fuerza que impida que funcionarios deshonestos lleguen a los cargos públicos y los delincuentes no queden impunes. Que quede muy claro que lo mal hecho no tiene justificación en ningún país del mundo y que ya está bueno de amarrar para que otro enlace.

«La lógica mecánica es simple. Cuando un viceministro se corrompe para dar un permiso, utiliza a su director, a sus empleados menores. Cuando una empresa se compra un presidente, los que tienen que ejecutar eso son sus ministros».

Alan García