A+ A A-
A+ A A-

NO HAY PARACAÍDAS PARA ESE SALTO

Escrito por: Leibi Ng

Esta vez podríamos tratar el resurgir de la campaña que mete miedo y horripila de verdad sobre la «invasión haitiana» que resurgió con una potencia arrolladora. También, que Raymond y Miguel dejan Telemicro, poniendo fin a veinte años de éxitos para el canal de Gómez Díaz… O mejor la situación del Bloque de Partidos de Oposición que emite un comunicado exigiendo neutralidad en la elección de los miembros del Tribunal Superior Electoral (TSE).

Fuera de relajo, debemos aplaudir el documento presentado en rueda de prensa por la Oposición, pues son justos sus reclamos y están llenos de razón. Especialmente en el siguiente acápite: <<La oposición rechaza de manera categórica la permanencia de los actuales miembros del Tribunal Superior Electoral en virtud de que han demostrado parcialidad política manifiesta y pública en favor del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y sus aliados en perjuicio de la institucionalidad del sistema de partidos. Empecinarse en mantener en sus cargos a los actuales jueces y suplentes del TSE constituye un imprudente salto al vacío que pondría en grave peligro la ya precaria democracia dominicana, no sólo en lo que atañe a la gobernabilidad y los procesos electorales venideros, sino a la vida institucional de los partidos políticos cuyos conflictos la ley le otorga mandato para dirimirlos. >>

En caso de aceptar la Oposición las cosas como están, estamos de acuerdo con ellos: No hay paracaídas para ese salto.

Los actuales miembros del TSE son: El exjuez de la Junta Central Electoral (JCE) Mariano Rodríguez Rijo, presidente. Además, el juez de la Junta Central Electoral John Guiliani, el exfiscal del Distrito Nacional José Manuel Hernández, la presidenta del Consejo Nacional de Drogas (CND), Mabel Feliz, y el exdiputado Marino Mendoza.

Recordamos que según reglamento, el «Tribunal está integrado por cinco jueces electorales, cada uno con un suplente, los cuales son nombrados por el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), que a su vez designa quién ocupará la presidencia; todos por un período de cuatro años, pudiendo ser reelectos.» Además, «El Tribunal Superior Electoral (TSE) es la máxima autoridad en materia contenciosa electoral. Constituye un órgano de carácter autónomo con personalidad jurídica e independencia funcional, administrativa, presupuestaria y financiera, por consiguiente, no supeditado a organismo alguno del Estado. Su organización, funcionamiento y atribuciones se encuentran determinados por la Constitución de la República, según los artículos 214 y 215, así como por su Ley Orgánica Núm. 29-11 del 20 de enero de 2011».

Igualmente, es oportuno señalar que el pasado 30 de mayo, el Consejo Nacional de la Magistratura, en reunión encabezada por el presidente Danilo Medina, se aprobó el reglamento para la selección de jueces tanto del TSE como de la Suprema Corte. Esa noticia nos agradó porque hablaba de transparencia al exigir a los candidatos su declaración jurada, y por otro lado contemplaba el cumplimiento de la cuota femenina, lo que indicaba superioridad con el anterior reglamento.

Decía Monseñor Romero que la justicia es como una serpiente que repta: solo muerde a los descalzos. Y descalzos en este caso son todos aquellos jueces cualificados que no cuentan con padrinos, amiguitos y enlaces en los poderes dominantes, si cabe tal aberración.

Ahora bien, una debilidad del Bloque de Partidos de Oposición es que algunos voceros de los partidos integrantes, abogan por sus candidatos, como es el caso del PRSC que se decanta por Jorge Subero Isa, mientras Julio Peña, del PRM aparece inscrito para ser electo, opacando la transparencia con que han debido acompañar su petición para la elección imparcial de los jueces que deben entrar en sus cargos con la confianza de todos nosotros, ciudadanos de la República Dominicana. «Luz, más luz» como diría Goethe.