A+ A A-
A+ A A-

Las navidades

Escrito por:

 

Como si no fuera nada ya estamos en Navidad, tiempo de amor de paz y alegría. Para muchos  es tiempo de consumismo. Sí,  porque como está la situación muchos se quedarán con su mismo carro, con su mismo comedor, con su mismo traje… ¿pero ustedes se han detenido a pensar, cuánto han cambiado las navidades?…

 

Antes, en las madrugadas, te sorprendían  con los asaltos navideños; ahora los asaltos o atracos son a cualquier hora del día. Recuerdo,  que una cosa que caracterizaba las navidades eran los fuegos artificiales, es diferente ahora; porque  los tiros son de verdad.

 

Antes, en los barrios, se hacían intercambios, solo en las navidades celebrando los angelitos, ahora los intercambios no son de regalos, son de disparos y los que los hacen no son para nada angelitos. Lo que no ha variado en la Navidad es la comida, ¡digo, no ha variado la comida; pero han variado los precios! Ahora tú te compras un pollo, con lo que antes tú te comprabas un ganado, pero lo importante es que en las navidades seguimos la tradición: nos compramos ropas nuevas, amueblamos la casa, unos le pagan al prestamista, otros nos les escondemos.

 

Una cosa que no varía es la música navideña y los titulares de los periódicos: «Este año aumentará la telera»… «El gobierno dará el doble antes del 20»… «Se prohíben los fuegos artificiales».

En la navidad de antes,  los hombres aprovechaban  el cañonazo para abrazar a las vecinas; en las de ahora aprovechan el cañonazo para soltar a las vecinas y abrazar a las esposas.

 

Antes todos nos conocíamos y nos juntábamos en el barrio; ahora no; ahora el barrio nos queda chiquito y como somos tantos nos juntamos en el malecón.

 

Una tradición que ha cambiado un poco es el Día de Reyes; antes a los Reyes Magos les regalábamos yerbas, ahora el que quiera yerbas tiene que comprarla, y si te agarran con ella tendrás que ser rey o mago para que no  te metan preso.

 

Pero volviendo con los juguetes… Los juguetes eran siempre los mismos; a las niñas: muñecas, juegos de cocina y peluches; a los niños: velocípedos, pistolas de agua o de mito, y en el peor de los casos, un pito. Eso era todo; de ahí no salíamos y lo disfrutábamos; ahora es diferente. Ahora a los muchachos hay que regalarles otro tipo de cosas y con exigencias, sí, porque antes nosotros creíamos que eran los Reyes; ahora los fatales muchachos saben que somos nosotros, y hay que regalarles Barbies, Ataris, ‘game boy’, patinetas, muñecas, bicicletas, computadoras, CD players, Nintendo y otras vainas que no entiendo… ¿es que nos quieren volver locos?… y lo grande es que como a nosotros no nos regalaban de esa vaina, el Día de Reyes peleamos con ellos para que nos dejen jugar con los juguetes…. ahora yo voy de robo, a todos los niños les regalan los Reyes; a los míos les regalan los ‘Reyes y los Tineos’… Reyes por parte del padre y Tineo por parte de la madre.