A+ A A-
A+ A A-

La política compai…

Escrito por: Gerardo Davis

Jonroneros del Estado

Un día leyendo textos añejos me encontré con este escrito del Nobel de Literatura, Darío Fo, apellido que en nuestro país es sinónimo de mal olor: «La sátira es el arma más eficaz contra el poder: el poder no soporta el humor, ni siquiera los gobernantes que se llaman democráticos, porque la risa libera al hombre de sus miedos».

El PPC, donde aparte de pelota y política contiene un extra base de chapeo corruptor, es como un juego de estrellas en el turno al bate del Gobierno.

Ese calentamiento es la fase donde entra el público -“pueblo”- y los equipos –“los partidos”- al terreno de juego. Nos empiezan a cantar strike en cada impuesto, las jugadas en el plato son una anotada para los poderes del Estado.

No hay dudas de que en República Dominicana nadie nos gana en las dos P: política y pelota. Sin embargo es increíble cómo los politiqueros se han encargado de mantenernos entretenidos en el país de Alicia, por supuesto, sin maravillas. Strike uno

Los jueces toman la función de árbitros y cantan las jugadas que favorecen al equipo de la casa, mientras el pueblo se jarta de romo, picapollo, humo y doscientos pesos, para seguir en la campaña cada temporada –“años”-. Strike dos

En cada jonrón lanzan fuegos artificiales, para que nuestras miradas no se pierdan en el infinito, y así las negociaciones con Punta Catalina nos la cante el Cata en Punta, cerca del hotel Lina.

Como no soy pelotero y politiquero menos, veré si hay vuelos Tucanos, que me saquen del país y me borren ahora mismo de la lista de Odebretch. ¡Ponchao!