A+ A A-
A+ A A-

La décima parte

Escrito por: Wilson Díaz

Y se cebó la violencia

de nuevo en dominicana

una terrible semana

con horribles consecuencias.

Que no es hablando vacuencias

que se consigue la paz,

sino con gente capaz

de dar el pecho y hacer,

no queriendo deshacer

¡mucho bulto y bla-bla-bla!

 

Lo de Emely Peguero

indignó y rebosó la copa

fue el jabón entre la sopa

que alborotó el avispero.

Pero en Cotuí el reperpero

hasta en Fantino se oyó,

por Dioskairy, que cayó

en medio de su inocencia,

que alcanzó la trascendencia

¡porque el pueblo se cansó!

 

De que le maten sus niñas

y le aborten sus criaturas

y ordenen sus sepulturas

políticos de poca tiña.

Como no cogen canquiña

desprecian al infeliz,

y este maldito desliz

pronto tiene que acabar,

o puedo determinar

¡que nadie aquí será feliz!

 

A los mata-policías

les pagaron con lo mismo

paremos ya este sadismo

vivamos en armonía.

Solloza esta patria mía

por la sangre derramada,

la delincuencia malvada

llenó de luto al país,

pero yo, que no caí

¡la quiero ver liberada!