A+ A A-
A+ A A-

La décima parte

Escrito por: Wilson Díaz

La salida de la cárcel
del preso Marlon Martínez
fue un tremendo desafine
que nunca debió de darse.
Y mucho menos colarse
a los medios del país,
y pedimos desde aquí
que eso jamás se repita,
porque todavía palpita
¡eso horrible que viví!

El crimen de esa inocente
nuestra Emely Peguero
y una criatura en su seno
que pedía solamente,
el brotar desde esa fuente
radiante y llena de vida,
pero una mente suicida
la mató en plena matriz,
y este cobarde infeliz
¡ya está planeando su huida!

Pero este pueblo no es tonto
y se mantiene expectante
pa’ que el bulto y el allante
no nos sorprendan de pronto.
Y no aparezca algún monto
de esos que no se rechazan,
y que los jueces abrazan
escupiendo la justicia,
pero es tanta la inmundicia
¡que ni los locos se tranzan!

Que fue por un dolorcito
en uno de sus tobillos
pero él tuvo calzoncillos
para matar despacito.
Y pa salir entre gritos
a buscar viva a la muerta,
si abren de nuevo esa puerta
el país la cerrara
y el fin de la impunidad
¡va a llegar con esta vuelta!