A+ A A-
A+ A A-

La colecta de la virtud

Escrito por:

Una pobre senadora

de fuera de la capital

dio declaración sonora:

«mi sueldo me trata mal».

Ni pa’ una botellita de agua

ni pa’ un potecito de sal

ahora el pueblo dominicano

se ha puesto a recolectar.

Los guardias han puesto mil

de su sueldito cebolla

para ayudar a la estrella,

de la pobre senadora.

Las maestras de las tandas

con todo y cobrar así,

sacaron de su pensión:

también pusieron su chin.

Las compañías de agua

hicieron su recolecta

¿el acopio? en el Senado:

(la cantidad es secreta).

Las empleadas domésticas

las que se prostituyen por pan

y las que le cuelan café

no han dejado de donar.

Esas viven donde quiera

y comen solo si hay,

pero sacan su’ chelito’

¡Cuánta virtud hay en dar!