A+ A A-
A+ A A-

He sido rica desde entonces

Escrito por:

Farah Hallal

Entre la Marcha Verde y las centellantes ráfagas del glamur que nos dejó la visita de Jennifer López, encontramos una noticia pobre y sin rumbo. La de una chiquilla que, como yo, a su edad, necesita cuanto antes de una cirugía incosteable. La niña de 12 años, Yuleidy Jocelyn Liriano, de Salcedo, sufre problemas del corazón. Y «sufre» de padre ciego y madre con necesidades especiales. ¿Quién se hace cargo? Por ahora, Mercedes Rivas, la abuela responsable.

Ese breve resumen debería bastar para que se entienda la necesidad de responder como noble comunidad con cualquier ofrenda de amor.  Por cincuenta mil personas que den un peso, se logra el sueño. Pero todos sabemos que no son solo 50 mil pesos. Es alimentación y cuidado postoperatorio. Y por eso, Yuleidy debe pasar a ser cuidada por el Estado.

¿Dónde está la falla que llegamos al punto de que una abuela pida públicamente para que su nieta sea operada? «Eso pasa a cada rato», se dirá. Y es cierto. Pero la frecuencia de casos de personas con enfermedades de este tipo que aparecen solicitando apoyo, no debería dejar de sorprendernos. La administración pública debe tener un protocolo en los hospitales que canalice estos casos para que el Estado se haga responsable.

Con una borona de Jennifer López o una tajada de la corrupción que reclama la Marcha Verde, se opera a Yuleidy y a cincuenta más. La distribución de la riqueza es injusta y no ampara a quien más lo necesita. Hay carteras que valen más de cincuenta mil pesos, y mujeres y hombres dispuestos a pagar por ellas.

Cuando contaba doce años, fui operada en la cabeza. Sí, conservo de recuerdo una cicatriz enorme, además de un dolorcito punzante cuando el día amanece lluvioso o  hace frío. Pero conservo la vida, gracias a mucha gente que apoyó, no solo mi cirugía, también mi posterior viaje a Cuba para hacerme estudios y revisiones que aquí no se hacían. La resonancia magnética, por ejemplo. De eso hará casi treinta años, pero recuerdo los gestos de solidaridad de gente por la que siento gratitud y respeto.

Hacer de mi vida algo útil, es parte de lo que me dejó el sabor a muerte prematura en la boca. Por ello me siento rica. Hoy necesitamos ir por Yuleidy. Por eso te pido compartir lo poco que tienes con ella. Se pueden realizar depósitos en la cuenta 001- 005-33361-0 a nombre de Mercedes Joselin Pichardo Rivas, en la Cooperativa La Unión. Para depositar en este banco busque más información en www.coopunion.com.do o en el teléfono  809-577-1326. Si tiene dudas, comuníquese con el periodista Rafael Santos, quien dio a conocer el caso: 829 340 6302. Otros números de familiares: 829 209 6061 y 829 410 5176.