A+ A A-
A+ A A-

Fundeu: «danilista» y «leonelista», en minúscula

Escrito por: Fuáquiti

Los términos danilista y leonelista, con que se designa a los partidarios del presidente Danilo Medina y del expresidente Leonel Fernández, se escriben en minúscula por su condición de palabras comunes.

A propósito de la rivalidad entre los seguidores de estos lideres políticos dominicanos por el tema de la reelección, en los medios de comunicación dominicanos están apareciendo estos apelativos con mayúscula inicial en frases como «Diputado Danilista pide la renuncia
de Leonel Fernández», «Acusa Danilistas de conspirar contra Leonel por temor a reportes de corrupción»
o «Suspenden sesión Cámara Diputados por diferencias entre Leonelistas y Danilistas».

Según se explica en la  Ortografía de la lengua española, los sustantivos que designan doctrinas, movimientos o tendencias políticas o ideológicas son nombres comunes, por lo que deben escribirse con minúscula inicial: trujillismo, balaguerismo, sandinismo, peronismo, castrismo, danilismo, leonelismo, etc.

Cuando a estos sustantivos se les cambia la terminación por el sufijo  –ista se  forman adjetivos que habitualmente se sustantivan y que se emplean con los significados de ‘partidario de’ o ‘inclinado a’ lo que expresa la misma raíz: trujillista, balaguerista, sandinista, peronista, castrista, danilista, leonelista.

Por lo tanto, en los ejemplos citados lo apropiado habría sido escribir  danilista y leonelista en minúscula: «Diputado danilista pide la renuncia
de Leonel Fernández», «Acusa a los danilistas de conspirar contra Leonel
por temor a reportes de corrupción» y «Suspenden la sesión de la Cámara
de Diputados por diferencias entre leonelistas y danilistas».

Esta norma es también aplicable a la denominación de principios, idearios y doctrinas políticas, en los que solo se escribirán con mayúscula inicial los nombres propios, normalmente correspondientes a su creador o ejecutor:  capitalismo, socialismo, comunismo, el principio de no intervención, el ideario de Bosch, la doctrina Monroe.