A+ A A-
A+ A A-

Frases y expresiones que tú nunca escucharás en casa de gente rica

Escrito por: Wilson Díaz

Queridos Fuaquituses, hay frases, oraciones y expresiones que, en los barrios y sectores populares, son el común de la cotidianidad y no es raro ni difícil oírlas constantemente pues son el día a día y parte intrínseca de nuestras costumbres, dependiendo claro está, de las condiciones económicas en que se nazca. Debido al salero y esa gracia natural del dominicano de a pies y esa forma de llevarse entre vecinos de su misma clase, y ese convivir y ese compartir tan cercano no es nada extraño oír y vivir todo tipo de oraciones y peticiones. Por eso, en una casa de gente adinerada, usted jamás oirá expresiones como estas:

*A Quiquito que no se acueste sin lavarse los pies

*Dile a Baní que me mande la comida fiá que yo se la pago el sábado

*Vecina, tíreme un alambre pa’poné un abanico que a mí me cortaron la luz

*Josefa, si ya usted coló del negrito, mándeme un poquito

*Ve donde Tatá que me mande un chin de hielo pa’hacé un juguito

*Vecina, regáleme par de sopita hasta que me llegue la caja con la comida

*Dile a la comadre Cocó que me preste su plancha que la mía se me dañó

*Julia, déjame terminar de cocinar en tu estufa que el gas se me fue

*Ve donde Chichila que me preste sus rolos que los míos me lo´ desperdicián

*Vecina, ¿y cuáles salieron anoche? Dígame a ve

*Pregúntamele a Chea en que quedó la novela… Yo me dormí

*María, pásame un chin de cuaba pa’juntá el anafe que eta’etufa ta’ como medio jodona

*A Pipí que amarre su viralata pa’que no me eche a perdé a Tesoro

*Comadre, si ya usted cocinó mande algo pacá que Rafael no dejó Ná

*Ve donde Juana que me preste su lavadora que la mía no quiere arrancá

*Chepe, nosotros vamos pal’ campo mañana que mamá ta’ mala; échemele el ojo a la casa

*Ve donde Pototo que me mande 2 velas; ya se fue la mardita lu eta otra vez

*Chicha, dame un chin del purgante que tú usa; ¡yo amanecí como aventáo!

El sabor dominicano

Nada lo puede igualar

Ni es lo mismo ni es igual

¡en lo simple está lo humano!