A+ A A-
A+ A A-

Desbacho de prensa

Escrito por:

Socorrido gesto en el «ajuste» de pantalones

La costumbre y/o guiñada gestual es muy común entre mujeres y hombres, y viceversa. Al ajuste luce de rigor:

Tomar los pantalones por su pretina superior derecha y por la izquierda, simultáneamente, con un ligero, rítmico y sincronizado movimiento. ¿Esto es para subirse los pantalones que habrían «bajado» hasta los zapatos?

Cualquier lector convencido de que el «movimiento» tiene sobrada explicación y sentido para que mujeres y hombres se suban los pantalones, le agradeceremos, por favor, remitir su criterio. Si piensa lo contrario, o sea que se trata de un gesto típico hecho ley por la costumbre o la manía, también puede enviarnos su íntima e individual opinión.

Frecuentemente, subirse la prenda de vestir protectora de las piernas, masculinas o femeninas, se hace con pantalones «fuerte azul», popularmente conocidos como del tipo jean. Sería interesante un registro filmado, con el máximo de respeto, de este fenómeno  tan frecuente en personas de ambos sexos que caminan o conversan «quitados de bulla», o en medio de un bullicio.

Una curiosidad adicional emana de la grasa acumulada o sobrepeso, que asciende en cantidad impresionante en la población dominicana. No se habla de quienes bajan con su peso la altura del vehículo al que se suben o del que descienden.

La situación empeora al ingerirse en exceso comestibles grasosos, subidos de sal o de azúcar, «lubricados» con gaseosas poco recomendables, casi siempre en el transcurrir de una cotidianidad sedentaria, sin ejercicios ni caminatas.

Los criticados «chichos» no tienen la culpa del auge en libras que sube «tanto o más cuánto» de cintura en mujeres y hombres. Total, si el crecimiento de estatura o el engorde corporal, obligan al abandono de ciertas prendas de vestir, la situación puede ser aprovechada por otro o más en la misma familia, que no tiene problemas en lucir sus respectivos «panchos». Enhorabuena.