A+ A A-
A+ A A-

Carta abierta al país

Escrito por:

(De un periodista a los merengueros, a propósito del altercado que estos protagonizaron una semana antes de montar su espectáculo en la Plaza Juan Barón)

 

Señores dueños de nuestro ritmo:

 

No se concibe que en pleno país del merengue y luego de este haber sido declarado Patrimonio de la Humanidad, ustedes estén a los tamborazos limpios en los albores del siglo-XXI. Al mambo de calle que se calle, ya que para nadie es un secreto que muchas cosas han sido enriquecidas con Omega menos nuestra música, por cuyo mambo violento, ahora si suena, es a las mujeres, ya que en vez de amarlas él prefiere…

 

Como tampoco se justifica que hoy el Grupo Mío no tenga dueño, que hayan hecho un jugo con Carlos Tamarindo, y que Chala y El Sujeto le hayan entrado al merengue, con Mala Fe. Prometo que si Johnny patea a Sergio, ensillo Los Potros y le monto a Joseíto Mateo, y así, con el Diablo a Caballo, pasaré a Milly por la Parada Joven, cabalgaré hasta sacar Tierra Seca y aunque se ponga Aníbal Bravo, venderé a Los Hermanos Rosario por lo que Wilfrido Vargas.

 

Juro por el barrigón de Peña Suazo que si hacen que me En-Krisspy, cojo a Pochy por los Cocos, le declaro la Guerra a Juan Luis, mando a Eddy pa’ Herrera, le empeño a Julián su Oro Duro, denuncio qué es lo que Kinito vende y aprieto a Tito Swing coló su paquete bien claro, hasta que aprendan a Amarfi los unos a los otros.

 

Y si Vinicio no es Franco, Jossy Esteban. Ignoraré lo que Tú-Lile y como Aramis haré Camilo al andar, hasta lograr que El Kata, Pakolé, Yucafri y Moreno Negrón, se vayan con sus Malos del Ritmo a bailar con la Negra Pola en la Fiesta del Chivo pa’ ver si es ‘chicle’ lo que mastica la chiva o si ya por fin, salió Nelson de la Olla. Díganle a Rubby Pérez y a Fernandito que Volveré para olvidarme de la Odebrecht, ya que mientras ellos Tocan de todo, hay un pueblo al que le bailan las tripas, cogido por el pichirrí y pitoneando por el Culiquitaca.

 

Gracias y a Dios que reparta suerte… ¡Si es que queda!