A+ A A-
A+ A A-

Cada cosa en su lugar

Escrito por: Víctor Reyes

Soy de los que pienso que hay un lugar para cada cosa y temas específicos para algunos lugares y ocasiones. ¿A qué me refiero? Pues bien, déjeme no marearlos e ir directamente al grano… ¿Cómo es posible que uno compartiendo un momento agradable  en un lugar de diversión, se le aparezca un señor con una sonrisa de oreja a oreja a preguntarle que si podemos darle un minuto de nuestro tiempo?,  y uno como educado al fin le concede un minuto y un chin más, el sujeto viene en ese momento de gozo a venderte un plan funerario. Es verdad que somos hijos de la muerte; es verdad que de aquí nadie sale vivo, pero vendan planes en las funerarias, en los hospitales, en los seguros, en las puertas de las empresas, en las puertas de los cementerios, en los semáforos, pero… ¿por qué escoger los lugares de entretenimiento para amargarnos el momento? Ustedes se imaginan en una cabaña que junto con la toalla y  la menta, que me dicen que dan porque no he ido a una, (No se rían, que es verdad) ¿en ese lugar te den una propaganda de un plan funerario? No, ¡ahí no va!…

Que tú estés montándote en una estrella giratoria y te ofrezcan un plan funerario…No, ¡ahí no va!…Que tú estés tomándote un traguito con tu pareja en una discoteca y te ofrezcan un plan funerario…No, ¡Ahí no va!…

Es más, así como nacemos con el pan debajo del brazo, a todos al nacer deberían nuestros padres, junto con nuestra acta de nacimiento pagar nuestro plan funerario y así nos evitamos que nos vivan recordando a cada momento y en cada lugar, que la vida es como un supermercado y que al final todos vamos a pasar por caja.