A+ A A-
A+ A A-

Artículo de Karina

Escrito por: Fuáquiti

El secreto del gusanito, de Dulce Elvira De los Santos

La escritora, cuentacuentos, titiritera y gestora cultural Dulce Elvira De los Santos muestra en su historia El secreto del gusanito, su creatividad, amor por la naturaleza y empatía por los jóvenes lectores.

Allí nos habla de Gusito, un gusano pequeño de anillos multicolores, que estaba siempre cerca de Blanquita, otra oruga cuyas franjas eran blancas y azules. Ambos disfrutaban “danzar bajo el resplandor de la luna” y comer “hojas de morera”.

Pero algo que en particular admiraba nuestro protagonista era observar a don Sapo en el lago, al atardecer, iluminado por los rayos del sol y llevando un hermoso sombrero azul, obsequio de su compañera Sapa.

Gusito deseaba tener uno así, pero que fuera tan alto, que pudiera con él “besar las estrellas”. Sin embargo, a nadie le contaba de estos sueños, ni siquiera a Blanquita. Lo que sí hacía era ir con ella al bosque a escuchar historias con otros animales, “a la luz de cientos de luciérnagas”.

Aun así, la intuición de su amiga, la hizo pensar que él ocultaba algo, por lo que decidió tomar la iniciativa y contarle de sus anhelos: su deseo de bailar y cantar bajo la lluvia, “volar los dos en una hoja de otoño al lugar de la fantasía” y ver un sombrero con chispitas de colores.

Al escuchar esto último, Gusito se animó a hablarle también de sus pensamientos.

Entonces, su compañera de aventuras adquirió secretamente hilo y tejió un sombrero donde cabrían los dos. Al entregárselo, Gusito lloró de la emoción. Luego de sonreír, ambos se metieron en él y Blanquita cosió el extremo abierto. Y allí se durmieron profundamente.

Al paso de los días, el milagro sucedió: el hilo del sombrero se transformó y los que antes eran gusanos salieron volando, “uno como el cielo y el otro como el arcoíris”, felices entre las rosas.

La historia de Dulce Elvira va más allá de explicar en hermosas palabras y analogías la metamorfosis de las mariposas. Usando un rico lenguaje poético y gran inventiva, nos muestra la importancia de observar y disfrutar las cosas simples de la vida, los valores de la amistad, compañerismo, la empatía y la perseverancia.

Es un relato fresco, fluido, musical y colorido como las alas de estos insectos, para el deleite de los pequeños lectores y enseñarnos a todos, que se vale soñar, compartir nuestros anhelos con otros y volar juntos en búsqueda de eso que nos inspira y apasiona.