A+ A A-
A+ A A-

A río revuelto, ganancia de pescadores

Escrito por:

Leibi Ng

No bien han cesado las inundaciones, una marea, pero humana y encima verde, se repite puntualmente en diferentes regiones del país, esta vez en Azua, tierra de batallas independentistas. El verde más verde sigue recordando a nuestros gobernantes que la gota casi colma la copa.

Desde los tiempos de los griegos se sabe que “Enturbiar el agua ayuda a pescar anguilas”. El dramaturgo Aristófanes criticó a los dioses del Olimpo en su obra “Las ranas”,  y en otra dejó dicho que hay quienes provocan el caos para medrar o ganar, a costa de los ingenuos, precisamente porque “la pesca abunda donde las aguas están turbias”  y muchos prosperan aprovechando los acontecimientos, el caos y los movimientos espontáneos.

Siempre que el éxito corona un movimiento se produce un efecto de atracción que magnetiza a buena parte de los que hasta ese momento, tal vez, no se habían motivado a presentarse, o a los distraídos. La sabiduría popular une la verdad de la naturaleza con la verdad moral. Pescar en río revuelto nos advierte de la capacidad de oportunismo que se produce en ciertos casos, pues siempre que exista la posibilidad de protagonizar un evento que puede resultar ventajoso, hay que ponerse donde la cámara dispara, según los aprovechados.

Pero aquellos que han fundado partidos y agrupaciones con intenciones de orientar y aglutinar a la gente en los mejores propósitos (siempre desde los estatutos, que el papel todo lo soporta), con sus siglas y líderes, entran en las aguas del río revuelto por si pueden agarrar un posicionamiento que no tienen, que no han logrado y que no han sabido trabajar. En verdad, un gobierno sin interlocutores termina haciendo y deshaciendo, por lo que nadie más que el pueblo está pidiendo a gritos una oposición noble, íntegra y coherente. Una oposición dispuesta a enfrentar lo que sea preciso para defender al pueblo.

Desde el interior del movimiento cívico, siempre alertas, algunos han preparado pancartas donde repudian a las más conocidas agrupaciones políticas con la idea de mantener el movimiento libre de desavenencias y cuidando no se les vaya de las manos para no tener más de lo mismo. Porque el Movimiento Marcha Verde no es solo contra el PLD, sino contra todos los anteriores partidos que han gobernado a la República Dominicana y han quedado expuestos con todos sus errores y muy pocos aciertos.

Buscando siempre la enseñanza, pensamos que aunque está hecha la advertencia contra el oportunismo, las agrupaciones y partidos políticos del país, han de ver las marchas ciudadanas como una gran lección de lo que debe orientar a sus instituciones. No es casual que la crisis de confianza se haya instalado a nivel mundial en casi todos los gobiernos, denunciando a las claras que el neoliberalismo no funciona, que prácticamente, no está funcionando ningún sistema conocido (por favor,  no nos recuerden a los países escandinavos o a Holanda, excepciones notorias).

Todos sufrimos la agudización de las injusticias sociales y económicas. Se requieren nuevos enfoques y compromisos que ayuden a la gente a recuperar la fe en sus gobernantes.  Y un nuevo mundo civil que, siempre alerta de sus derechos y prerrogativas, ejerza responsabilidad en la construcción de la existencia con un sentido del honor y de la honradez que es lo que todos estamos reclamando.