A+ A A-
A+ A A-

Josefina Miniño

POR: Luis Reynaldo Pérez


Lenguaje gráfico: Cristian Hernández

1  Maestra, ¿Cuál fue su primer contacto con el arte?

Yo crecí por los alrededores de La Voz Dominicana, específicamente en la calle Doctor Guerrero, cerca de la calle Esperilla detrás de la San Martín. Todo ese entorno artístico de la semana aniversario realmente me influencia mucho y me hice casi adicta a andar detrás de los artistas y ver los espectáculos. A pesar de la influencia del entorno creo mucho en lo congénito. Yo nací para el arte.  Yo bailaba desde niña, mientras barría o limpiaba en mi casa. Incluso en la escuela tuve mis problemitas con las maestras porque cuando me tocaba leer yo no me paraba en la postura correcta si no que hacia ademanes, que no eran quizás lo más correcto para una estudiante. Lo mío era muy artístico, yo creo que nací bailarina.

2  Háblenos de su infancia, de su ambiente familiar, del barrio…

Yo vengo de una familia en la que no tuve a mi madre desde muy temprano quizás porque mi padre quiso quitarme de los brazos de mi mamá, para de esa manera tratar de tenerla y ella se dejó de él. Mi papá me lleva a vivir donde mi madrastra. Digo que tengo la gran dicha y la gran suerte de que tuve dos madres, porque las dos tuvieron una función como madres muy bella. Mi madre, yo comprendo que al desprenderme mi padre de ella en represalia de que ella no quería ya estar con él. Tuve el amor y el cariño de las dos. Mi madrastra fue una segunda madre para mí. Me crié con mis hermanos de padre y tuve una infancia bonita. Fui criada con mucha ñoñería y mucho calor humano por parte de mi papá.

3 ¿Cuál fue su aprendizaje en su paso por La Voz Dominicana?

Yo surjo en La Voz Dominicana en un programa de aficionados al que llegué de una manera casi casual: estando donde unos vecinos y, como yo siempre estaba cantando, las muchachas de esa casa donde estaba (frente a La Voz Dominicana), le dicen al maestro Rafael Solano, que me llevara al programa de aficionados, me llevó, canté y le agradó y entonces me quedé como vedette. A partir de ahí participaba en los programas para aficionados que eran los domingos y gané varios premios. Luego hago una pareja de baile con mi hermanito José. José y Josefina, yo tendría unos diez años y él once. Yo hacía las coreografías sin ningún nivel académico ni nada, pero con mucha seriedad. Vamos un día al programa de aficionados y Petán Trujillo nos contrató para la televisión. Por tanto, puedo decir que soy pionera de las artistas en la televisión dominicana.

4 Como directora del Ballet Folclórico Nacional usted llevó el folclore dominicano a diversos escenarios del mundo ¿Qué sintió Josefina Miniño al escuchar la música dominicana en esos escenarios?

Fue una gran experiencia porque logro llevar por primera vez a Japón, Taiwán, Alemania, al Madison Square Garden el Ballet Folclórico completo. Sentí una satisfacción inmensa al ver el respeto y el concepto elevado que tienen esos países de lo que es un artista. Estuvimos un mes en Japón y visitamos 19 ciudades y en cada ciudad nos recibían con banderas dominicanas, nos regalaban artesanías.  Me sentí orgullosa de ver la forma respetuosa en que la música dominicana fue recibida en esos espacios de clase mundial.

5  Si usted no fuera bailarina ¿a qué se dedicaría, que oficio tendría?

Sería pintora. Siempre artista.

6  Si viene un joven aspirante a bailarín a pedirle un consejo ¿qué le diría?

Que lo haga con mucha dedicación y mucha pasión. Esta es una carrera que si tú no la trabajas y la sientes con pasión no llegas a nada. Y debes ser disciplinado. Todos los días hay algo que aprender.

Entrevistas recientes