A+ A A-
A+ A A-

Eddy Martínez

POR: Luis Reynaldo Pérez


Lenguaje gráfico: Cristian Hernández

Presidente de los Consejos Directivos del Parque Cibernético y del Instituto Tecnológico de Las Américas

1 ¿Cómo descubre su vocación política?

Creo que el momento pivote fue cuando tenía 17 años, recién regresaba de un programa de estudios en los EEUU, y caminando entre casuchas de un pueblito cercano a San José de las Matas, escuché a mi padre lamentarse sobre la situación de pobreza  y miseria en que muchos  dominicanos teníamos que vivir.  En realidad, más que un lamento, fue, sobre todo, una llamada a la acción: “debes dedicar tu vida a ayudar”, me dijo, “aun sea de la manera más humilde, para contribuir a mejorar la situación de nuestro país”.  La imagen de mi padre, del entorno y del momento preciso, aún permanece grabada en mi mente y trato de rememorarla cada vez que reflexiono sobre el propósito de vida que me trajo al mundo.  Entiendo que fue ahí que se disiparon algunas dudas y propició mi decisión de estudiar Economía, y dedicar mi vida profesional a impulsar estrategias, políticas públicas, proyectos e iniciativas que redundarán a beneficiar a los sectores menos favorecidos de la población.

2  Desde su posición en el Parque Cibernético usted ha venido apostando por el avance tecnológico del país ¿cómo está la República Dominicana en este campo?

Hemos logrado grandes avances pero no los suficientes para situarnos en la posición que deberíamos tener.  Estamos desarrollando todo un ecosistema nacional basado en la innovación y el desarrollo de capacidades tecnológicas a través de importantes proyectos de proyección global. Hoy día también estamos produciendo más bienes y servicios basados en el conocimiento y la tecnología, incluyendo dispositivos médicos, componentes electrónicos, servicios de apoyo a los negocios basados en la Tecnología de la Información y Comunicaciones y programación de software; además empezamos a incursionar en áreas como la biotecnología, biofarmacéutica, robótica, el blockchain y la Inteligencia artificial.  El gobierno viene impulsando iniciativas tecnológicas importantes, como el caso de República Digital, y existe una mayor conciencia en nuestros líderes empresariales de que la verdadera oportunidad es apostar en la innovación para lograr la competitividad local e internacional que necesitamos para lograr el éxito.  Bueno señalar que la innovación es transversal a todos los sectores de la economía, incluyendo la agricultura, la industria, el turismo y los servicios gubernamentales.  El gran desafío sigue siendo la transformación educativa y el modelo de aprendizaje que tenemos, particularmente en el sistema de educación pública. Por eso valoro los esfuerzos que en ese sentido se vienen tratando de implementar, ya con la disposición de mayor cantidad de recursos necesarios para acometer la tarea.

3  ¿Cuáles cree usted que deben ser los pilares para tener un país próspero?

Considero que nuestra aspiración debe ser un país próspero en salud y en felicidad; un país ‘inteligente’ donde la gente tenga la oportunidad para desarrollar sus sueños y esperanzas. Los pilares fundamentales que propongo son: la seguridad en todos los ámbitos (tráfico, violencia de género, delincuencia), la educación para desarrollar el talento de jóvenes y adultos, y el comportamiento responsable de todos para aprender a convivir con respeto de las reglas y hacia los demás. Pero sobre todo, entiendo que debemos instituir un modelo de inclusión y empatía hacia los demás, y dejar atrás la mentalidad de “lo mío, lo mío, lo mío”.

4  ¿Cuáles cree usted que deben ser los pilares para tener un país próspero?¿Cómo ve el futuro de la República Dominicana?

Veo nuestro futuro con mucho optimismo, entendiendo que ‘lo mejor está por venir’.  Requerirá de un esfuerzo y de un cambio de mentalidad que poco a poco se viene produciendo en un segmento creciente de las nuevas generaciones, que empieza a preocuparse por el ambiente en que vive y se desarrolla, y en otros que empiezan a retornar al país luego de haber vivido en el exterior y quieren hacer cosas positivas para impulsar el desarrollo.

5  ¿Qué le hace feliz? ¿Qué le entristece?

Nada me hace tan feliz como compartir con mi familia.  Me encanta el tiempo libre para disfrutar la belleza de la naturaleza, viajar por el mundo,  apreciar las distintas geografías y culturas en nuestro planeta, y contemplar la vastedad y esplendor del espacio; conversar y jugar con mis amistades y tener el convencimiento de que mi ‘trabajo’ no es un intercambio de horas de labor por un salario, sino una extensión de mi propósito de vida que asumo con toda la pasión posible.

Me entristece ver el escepticismo y pesimismo de muchos que no creen en el potencial que tenemos, que se pasan la vida echando por el suelo el nombre del país, concentrados solo en ‘buscar lo suyo’, sin importarle las consecuencias para los demás.  Me entristece reconocer que el sueño de muchos jóvenes, sin importar su condición socio-económica, sea el de irse de nuestro país y buscar oportunidades de superación en otros lugares. ¡Eso debe cambiar!

Creo que debemos dejar esa mentalidad negativa y pesimista atrás, y dar paso al ‘Renacimiento Dominicano’ cargado de optimismo y fe en nuestro porvenir.

6  ¿Cómo le gustaría ser recordado?

Primero, como un buen padre, y segundo como alguien que contribuyó a impactar vidas positivamente, y así cambiar el país y el mundo hacia lo mejor.

Entrevistas recientes