A+ A A-
A+ A A-

Alexis Méndez

POR: Luis Reynaldo Pérez

Gestor Cultural

1

Publicaste un libro titulado Salsa desde mi balcón, en el que se percibe tu amor por este y otros géneros tropicales, ¿cómo te enamoras de la música caribeña?

Mi amor desmedido por las expresiones musicales del Caribe nace a partir de una mirada hacia mi interior y mi entorno. Al descubrir y aprender a valorar mis orígenes. Soy una persona abierta a todo tipo de género. Es una apertura que nace de mi realidad: en un barrio de Santo Domingo, escuchando salsa y son. Es lo primero que soy, salsero y sonero, y al hacer conciencia de ellos, aprendí a amar el merengue, el bolero, el reggae y otros toques y cantos del Caribe, y a buscar el lado caribeño a otras expresiones como el jazz o el rock.

2

Profesor de historia, investigador, escritor, realizador y productor audiovisual, gestor cultural, diseñador gráfico ¿en cuál de estas facetas estás más cómodo?

Cada una tiene una parte esencial de lo que soy. He tenido la dicha de dedicarme a actividades que realmente me gustan. Y la dicha ha sido mayor cuando he podido mezclar algunas. La música, por ejemplo, ha estado presente o ha sido motor de esos oficios. Es la música el tema esencial de mis trabajos de campo; en el trayecto tuve que estudiar procesos históricos y otras disciplinas de las ciencias sociales, capacitarme al respecto y es así como llego a ser docente; plasmar  en artículos y ensayos los resultados de mis trabajos de investigación sobre la historia de la música popular, me llevó a escribir; en realizaciones audiovisuales también he puesto en valor esos resultados y en el diseño gráfico me ha tocado crear muchas carátulas de álbumes musicales y portadas de libros de historia de la música y musicología, dentro y fuera del país. Finalmente, un 80% del trabajo de gestión cultural que hago tiene a la música como eje central.

3

¿Crees tú que la música afrodominicana es nuestro “gran secreto”? Recomiéndale a nuestros lectores artistas que exploren esta vertiente de la música dominicana y que merezcan ser escuchados.

Pienso que es un gran secreto a voces. Hace falta motivación y por supuesto, políticas mejor enfocadas que impulsen la investigación, la difusión de la afrodescendencia, no solo desde la música, sino desde literatura, el teatro y las artes visuales.

Hay una lista de intérpretes que han podido mantener viva esta llama de la música afrodominicana. Si he de recomendar, para no gastar la tinta, señalaré algunos pioneros de la fusión como Toné Vicioso quien se presenta de manera regular en diferentes formatos y Xiomara Fortuna, cuya discografía y presentaciones en vivo plantean un universo majestuoso. De los más jóvenes, Yasser Tejeda y Palotré, fusiona diversos ritmos de nuestra tradición junto al jazz, matizando con ciertos elementos de rock. Este grupo vive en Nueva York, pero los que se encuentran en el país pueden buscar un álbum de alto valor que realizó. También me gustan (porque debo recomendar los que me gustan) José Duluc, de quien hay mucho que aprender y El Gran Poder de Diosa. Estos exponentes tienen enseñanzas de primera mano, pues han convivido con los portadores.

4

Música Maestro cumple quince años, cuéntanos un poco de su historia y los planes futuros.

Es un programa donde nos damos el lujo de compartir la música que nos gusta, la del Caribe. Y si en algún momento queremos salir de la región, no dudamos en hacerlo. Lo digo en plural porque somos tres amigos melómanos que nos reunimos a compartir experiencias en torno a nuestra identidad caribeña, usando la música como vehículo.  Salimos al aire por primera vez el 17 de septiembre de 2002 por CDN Radio. Poco tiempo después el programa se mudó a Quisqueya FM, donde aún se encuentra. El proyecto lo inicié junto a José Federico. Hoy comparto micrófonos con Luis Aquino y Alex Quezada, de quienes he aprendido mucho y con quienes he potencializado muchas ideas.

Esta producción radial nació luego de leer la frase de Gabriel García Márquez que reza: “Lo único mejor que la música, es hablar de música”. Entonces pensé hacer un espacio radial, que, aunque coloca música, la reflexión en torno a esta es el hilo conductor.

Coyunturalmente el programa ha salido de la cabina para realizar conversatorios y actividades de animación sociocultural, entre otros proyectos. Esto motivó a la creación de la Fundación Música Maestro, que ahora es la veedora del programa y que se encarga de los referidos proyectos. Ya tenemos un plan para desarrollar a partir de diciembre de este año y todo el 2018, el cual abarca Santo Domingo y Medellín.  Esta fundación viene como forma de garantizar que las pocas cosas que he hecho junto a mi equipo, y otras que vendrán, tengan continuidad, aunque no estemos.
 

5

¿Con qué artista te gustaría salir de rumba y por qué?

He salido de rumba con muchos, pero eso no me vuelve loco. Tampoco lo anhelo, pues soy respetuoso de los artistas y vivo con el temor de que las acciones del ser humano intervengan en mi valoración de las obras generadas.

6

Si tuvieras que salvar un solo disco y un solo libro de tu colección, ¿cuáles serían?

El disco Buscando América de Rubén Blades y Seis del Solar, porque siendo adolescente me quitó esos prejuicios sociales, que incluso impactan los gustos musicales. El libro que salvaría es Salsa. El orgullo del barrio de Enrique Romero, un texto que en sus primeras diez páginas ya me había enseñado a sentirme orgulloso de mi origen, de conocerlo a fondo. Luego de leerlo no me daba pena salir de un concierto de la Orquesta Sinfónica Nacional e irme a Villa Consuelo a bailar son. Ambos, disco y libro, moldearon mi forma de pensar y de abordar mi melomanía: sin líneas divisorias.

 

Entrevistas recientes