A+ A A-
A+ A A-

Alexéi Tellerías

POR: Luis Reynaldo Pérez

Escritor

1

Cuéntanos ese proceso en el cual Alexéi Tellerías se convierte en escritor y, digamos, no en contador o abogado.

Jajajajajajajajajajajajaa yo creo que fue algo desde muy temprano. La culpa, aparte de mis padres y sus respectivas bibliotecas, la tiene Silvano Lora y aquel encuentro poético de los sábados en la calle El Conde, amén de toda la literatura que devoré gracias a las bibliotecas mencionadas más arriba (digamos que para mí fue normal estar relacionado y vinculado con libros desde la infancia). Luego vendría el interés por generar textos propios, que empezó en quinto de primaria y se reconfirmó en un “concurso literario” en primero de bachillerato. Allí, inspirado por todo lo que estaba leyendo hasta ese momento, escribí mi primer “cuento”, una suerte de radiografía intimista y pseudo-autobiográfica que titulé “Crisis mental”. Ya para ese entonces el gusanito de la creación literaria había hecho casa en mí, y yo con mucho gusto lo dejé entrar. Saltamos a los 18 años cuando entré al Círculo Literario de INTEC y a la Peña y Trova del Club Arroyo Hondo reavivé esas inquietudes creativas, principalmente en poesía, sin dejar de lado la narrativa.

2

¿Qué libro no te llevarías a una isla desierta?

“El ocaso de la nación dominicana” de Manuel Núñez. Llevo más de diez años tratando de leerlo y no puedo superar la página diez. De todos modos, creo que por su tamaño y grosor lo podría usar como arma contundente ante una eventual agresión.

3

De todas las disciplinas artísticas que trabajas, ¿en cuál te sientes más cómodo?

Pues no sé… todas son retadoras y tienen su nivel de riesgo y diversión. Podría decir que me gusta la poesía porque me permite experimentar… pero entonces tendría que agregar que me gustan las artes visuales al darme ese chance de buscar la palabra más allá de sí misma. Al final terminaría diciendo que me gusta combinar todo para hacer algo propio y particular. Creo que esta indecisión se debe a que soy Géminis. (JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA)

4

Cuéntanos sobre tu vinculación con el performance.

La culpa indirectamente la tiene Taty Hernández, al proponerme en 2008 que hiciera una acción performática para mi primera participación en el Festival de Poesía en la Montaña que se hace en Jarabacoa desde hace quince años. En aquel momento yo recién finalizaba un poemario (“Secretos amor-dazados”, aún inédito) y decidí trabajar a partir del mismo, también en búsqueda de una exfoliación emocional adicional (la cual es una de mis tres principales líneas de trabajo en el arte acción). Años más tarde, en 2012, fui seleccionado para el Festival Internacional de Performance “Independence.Do” en Puerto Plata, en donde tuve la oportunidad de conocer artistas internacionales e intercambiar con ellos sobre “esta vaina rarísima que todavía nadie sabe definir bien” y -como dicen por ahí- el resto es historia.

5

¿Cómo crees que se encuentra la “salud” de la literatura dominicana en estos días?

En un estado de creación constante. Falta, eso sí, que identifiquemos a los falsos profetas que están, sin darse cuenta, creando una escuela monofónica.

6

¿En qué nuevo proyecto trabajas?

Estoy revisando varios poemarios que tengo inéditos a ver qué termino de hacer con ellos. Hay una de las historias en mi libro Los peces del subsuelo,  que fue escrita en clave de guion y pienso readaptarla como novela (el universo extendido del undergroundrockero dominicano todavía está ávido de leerse en ficción). Al mismo tiempo estoy tratando de echar adelante la plataforma cultural “El Arañazo” que surgió en 2011 como alternativa ante la abulia cultural y con el objetivo de promocionar el arte contemporáneo dominicano, desde todas sus vertientes, enfocándose en literatura y artes visuales.

Entrevistas recientes