A+ A A-
A+ A A-

El sapo diferente y Tatiana la veloz, de Joanna Herrera

Escrito por: Karina Castillo

Lenguaje gráfico:

El sapo diferente, una fábula fresca y motivadora, trata de la metamorfosis,  un anfibio que aprende a valorarse tal y como es, con el apoyo de su amiga, la mariposa. Esta, lo ayuda a verse con otros ojos.  Podemos decir junto con el sapo, «soy hermoso, y amarme tal y como soy es mi misión».

Con el sapo y la mariposa, podemos aprender acerca de la aceptación y del aprecio por lo que somos y por los demás, y de cómo la visión  que tenemos de nosotros mismos puede afectar la forma en que vemos las cosas a nuestro alrededor.

Por un lado tenemos el sapo, que siendo tímido, se atreve a salir al exterior para conocer el mundo y mostrarse también. Él está lleno de prejuicios, se juzga por las apariencias y cree a su vez que los demás piensan como él. Mientras que la mariposa, tan colorida y hermosa, el prototipo de la belleza en un insecto volador, en vez de encontrar los «defectos» que el propio sapito proclama tener, puede ver en él una belleza «única e interesante».

«Tatiana la Veloz», es la historia de una niña que nació con una dificultad para caminar. Pero eso no la detuvo. Su madre, al verla tan pequeña y frágil decidió cambiar su destino y llamarla «la veloz», en una aparente contradicción.

Mientras Tatiana iba creciendo, tuvo que vencer burlas y rechazo por parte de otros niños y de uno de los instructores del deporte que era su gran pasión: la natación. Pero Tatiana, con su perseverancia, y el apoyo de su familia, que una y otra vez la impulsaban a seguir, alcanzó su sueño y fue «la más rápida de la región», demostrando una vez más que «no hay limitaciones», más que las que nos pongamos en nuestra mente.

En ambas historias la  autora plasma la lucha por ser aceptados, la importancia de una sana autoestima, la perseverancia frente a los obstáculos, como claves para alcanzar las metas en la vida.

Joanna Herrera inspira a través de sus personajes e historias a que, aunque la vida no sea perfecta, hay que echarle ganas, siendo uno mismo y dejar que los demás también lo sean. Es por ello, que recomendamos leerlas con nuestros niños y niñas, en casa, en reuniones literarias, en bibliotecas y escuelas, y tenerlo como una herramienta para trabajar con ellos la autoestima sana, algo tan lacerado en estos tiempos, en donde la apariencia y los prejuicios, como antivalores, tergiversan la verdadera esencia.